Trasfondo olvidado de Warhammer 40.000[III]:Los Cultos Genestealer

En la Jaula de Hierro, por el 25 aniversario de Warhammer 40.000 estamos recopilando trasfondo que a lo largo de la historia de este juego se ha ido dejando de lado. Ya conocimos a los Guerreros del Arco Iris y a los Zoat. Hoy toca otro elemento de los tiránidos que se ha ido dejando de lado.

Hoy en día, la mayoría conocemos a los Genestealers como miembros de la flota enjambre especialistas en cuerpo a cuerpo e infiltración. Pero luego llega el comisario Cyaphas Cain y en “Por el Emperador” [ATENCIÓN: SPOILER] nos muestra algo que estaba cayendo en el olvido: Los cultos Genestealer.

Culto Genestealer

Culto Genestealer

Originalmente los genestealer eran una raza xénica que buscaba conquistar el Imperio desde dentro. Se infiltraban en mundos e infectaban a ciudadanos con su material genético haciendo que sus hijos nacieran como híbridos humano-genestealer. Un genestealer y sus victimas forman así un culto secreto en estos planetas. La monstruosa progenie de la criatura madura en secreto y a salvo hasta encontrarse en posición de enfrentarse a los gobernantes del planeta. Estos cultos buscan hacerse con el control del planeta sutilmente, mediante la manipulación oculta de la población y la subversión del gobierno planetario. Pueden movilizar una poderosa fuerza de combate si se ven amenazados.

Pero lo cierto es que los genestealer no son el peor de los problemas al que se enfrenta un mundo infectado, sino tan sólo un heraldo. Se tratan de organismos Tiránidos de siembra e infiltración que actúan muy alejados de las Flotas Enjambre, en busca de mundos que cosechar. Una vez que los genestealer han establecido un fuerte culto de seguidores infectados en un mundo, es sólo cuestión de tiempo que atraigan la atención de sus amos y se produzca una invasión Tiránida completa.

¿Cómo se reproducen los genestealers?

Al igual que con otros organismos Tiránidos, no existen genestealer machos o hembras. No se emparejan ni cuidan de su descendencia. En vez de ello, los genestealer infectan a miembros de otras razas con su material genético.

Los genestealer están dotados de implantadores de huevos, en sus lenguas. Tienen la habilidad de hipnotizar a sus víctimas y una vez que la víctima es sometida, el genestealer perfora su piel con su lengua y deposita una especie de huevo en el blando tejido subcutaneo.

Este huevo nunca eclosiona, de hecho, “huevo” no es la mejor forma de definirlo, se trata de un cáncer Tiránido. Una vez implantado, el ADN Tiránido comienza a alterar la estructura genética del anfitrión, célula a célula, órgano a órgano, causando especial daño en el sistema reproductor de la víctima. Esta no muestra signos externos de la infección. Al contrario, ganan algo de la remarcable fuerza, resistencia y longevidad del genestealer y se vuelven más sanos que nunca. El daño, sin embargo, se manifiesta de forma horrible en los hijos de la víctima.

Foto de Familia Genestealer

Foto de Familia Genestealer

Cuando una víctima infectada por un genestealer se reproduce, su descendencia es un híbrido, parte genestealer, parte organismo anfitrión  en el que los rasgos genestealer predominan. Una vez maduros, estos híbridos infectan a otras víctimas. Sus hijos son también híbridos aunque se asemejan más a la raza original. El aspecto más horrible del ciclo reproductivo genestealer es que los anfitriones no parecen considerar a sus hijos como monstruos. Los padres aman y cuidan a su descendencia híbrida de forma que va más allá de la afección paternal normal. Se desconoce si esto es debido a algún poder de los nacidos o si es debido a que los padres están dominados por el poder latente de la Mente Enjambre.

El ciclo de infección continúa hasta la cuarta generación, en la que los híbridos son indistinguibles de los anfitriones. Los híbridos de cuarta generación no tienen ovipositores y se reproducen de la misma forma que el anfitrión original, pero pueden engendrar criaturas normales, híbridos o genestealers purasangre al parecer a voluntad.

Diferentes generaciones genestealer

Diferentes generaciones genestealer

Una vez que los genestealer comienzan a infiltrarse e infectar un Nuevo mundo, sus días están contados. Un único genestealer puede infectar a cientos y su descendencia híbrida puede infectar a millones. A menos que la infección se detecte pronto y se elimine sin piedad por las autoridades Imperiales, en unas pocas décadas no quedará rastro de la cultura original. Esto hace de los cultos genestealer enemigos terribles e implacables del Imperio del Hombre, ya que una sola criatura no detectada puede amenazar a todo un mundo.

¿En qué parte entran los pecios espaciales en juego?

Los pecios espaciales son navíos inmensos, a la deriva, atrapados en un extraño viaje eterno por la Disformidad.

Las Flotas EnjambreTiránidas usan pecios espaciales para su incansable sed de consumir mundos. Abordan aquellos que se cruzan en su camino y los abarrotan de organismos de infiltración Tiránida. Si el pecio espacial está abandonado, las criaturas entran en un estado de hibernación, pero si hubiera supervivientes atrapados a bordo serán infectados.

Cuando el proceso está completo, la Flota Enjambre sigue su curso, abandonando el pecio. Los genestealer que lo infectan duermen y el pecio continúa su viaje eterno. Aunque puede llevarle siglos, de forma inevitable algún día reaparecerá en espacio habitado. Será descubierto y abordado por estúpidos cazatesoros.

Cuando el pecio es abordado, alarmas psíquicas despiertan a los genestealer dormidos. La partida de abordaje es atacada, infectada y liberada. Varios genestealer les acompañan de vuelta a su nave, infectan al resto de la tripulación y se esconden en las bodegas de la nueva nave.

Controlados psíquicamente por los genestealer, la tripulación de la nave no recordará el ataque ni será consciente de que ha sido infectada o de que lleva a sus nuevos amos en la bodega. Cuando la nave alcance un planeta o puesto habitado, la tripulación implantada desembarca acompañada por un genestaler. El navío es ahora es un portador de la plaga Tiránida, llevando su cargamento de infección y desesperación a cada mundo que visita.

Una vez en el planeta, el genestealer se esconde y los tripulantes bajo su control comienzan a formar un culto genestealer. Se asientan lo más lejos posible de la civilización, en las partes más remotas del planeta. Viajan por los páramos baldíos o por las entrañas abandonadas de ciudades colmena. El genestealer comienza a buscar presas en los humanos que le rodean y los infectados se unen al culto. Los híbridos de primera generación son bien ocultados de ojos extraños.

Un culto genestealer se disfraza a menudo en forma de nueva religión, con el esclavo humano original como cabeza titular. En apariencia externa, la religión es completamente inofensiva y a menudo laudable pues promueve el trabajo duro, el cuidado de los jóvenes y el respeto de los mayores, enfatizando la modestia extrema. La mayoría de los sacerdotes y sacerdotisas del culto van siempre envueltos en túnicas. El mensaje religioso es simple, habitualmente anunciado la llegada de los Hijos Benditos del Gran Padre, que conducirán a sus seguidores a la felicidad eterna.

Patriarca Genestealer

Patriarca Genestealer

Aunque los genestealer están movidos por un instinto feroz de infectar organismos para asegurar la supervivencia de su subespecie, el purasangre original, ahora conocido como Patriarca, controla  a su progenie para no infectar a demasiados humanos en muy poco tiempo ya que el rápido crecimiento del culto podría atraer las sospechas de las autoridades Imperiales.

Los años pasan y al final nacen los híbridos de tercera y cuarta generación. Algunos son virtualmente indistinguibles de humanos sanos. Es en este punto cuando el culto comienza a expandir su poder por el planeta. El cabeza titular de la religión, el tripulante original infectado por el Patriarca, es eliminado y su lugar es tomado por un híbrido de cuarta generación al que se le denomina “Magus”. El híbrido posee algunos de los poderes psíquicos del Patriarca y puede hipnotizar a aquellos que le ven y gana nuevos y más poderosos miembros para el culto.

Otros híbridos de cuarta generación dejan la protección del culto, camuflándose como diplomáticos, misioneros, comerciantes u otro tipo de viajeros, y esparcirán la infección por el planeta o incluso por el sector. Estos híbridos a menudo obtienen acceso a las clases dirigentes del planeta y a los líderes militares

Patriarca Genestealer y sequito

Patriarca Genestealer y sequito

Cuando una nueva generación de purasangres ha madurado, en la quinta generación, el ciclo reproductivo está casi completo. Es la hora de que el Patriarca avise a sus amos Tiránidos. Anciano y tremendamente hinchado tanto física como psíquicamente, el Patriarca se retira a una ubicación segura y entra en una especie de largo trance. En este período, la criatura canaliza el poder psíquico latente de todos los seguidores del culto, híbridos y purasangres en forma de una baliza psíquica visible a las Flotas Enjambre. Dado que la potencia de la baliza se basa en el tamaño del culto, las Flotas Enjambre responderán moviéndose hacia los cultos más potentes ya que suponen la fuente de nutrientes más rica.

Cuando las Flotas Enjambre se aproximan, el culto alcanza un crescendo de actividad. Se alzan en armas y derrocan a la autoridad que pudiese quedar. Los Magus incitan una alegría desbordante y un sentimiento de maravilla al informar de que los “Hijos Benditos” están llegando para reunirse con sus parientes. Los fragmentos astropáticos Imperiales dispersos de estos mundos dominados describen a millones de miembros infectados del culto marchando alegres hacia los estanques nutritivos Tiránidos para ser descompuestos en ADN puro por sus amos. Ninguno se salva e incluso el Magus y el Patriarca son consumidos mientras la Flota Colmena reduce al mundo a su núcleo mineral y se vuelve hacia nuevas fuentes de comida.

Fuentes:

  • White Dwarfs 114 y 115
  • Por el Emperador, de Sandy Mitchell
Anuncios
Esta entrada fue publicada por Javier G.C..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: