Los Guerreros de Hierro antes de la Herejía de Horus

Hace más de 10.000 años el Emperador de la Humanidad creó veinte Primarcas para liderar a los supersoldados genéticamente mejorados conocidos como Marines Espaciales durante la Gran Cruzada destinada a unir de nuevo a los mundos de la raza humana. El proceso de creación fue alterado por los Dioses del Caos, que arrojaron las cámaras de incubación de los Primarcas a través del tiempo y del espacio, aterrizando cada una en mundos diferentes.

Según avanzaba la Gran cruzada, el Emperador descubría a los primarcas uno por uno. A Perturabo, de cuya semilla genética surgen los Guerreros de Hierro lo encontró en Olympia, un mundo abrupto y montañoso, de escaso nivel tecnológico y con la población dividida en pequeñas ciudades estado dirigidas por tiranos.

Perturabo le juró lealtad al Emperador. En ese momento, recibió el mando de su legión. Tras este suceso, derrocó a Dammekos,el tirano de Olympia, el cual pasó sus últimos años reuniendo fuerzas para volver al poder; si bien fracasó, originó un clima de insatisfacción y descontento que después se manifestarían ferozmente.

Guerrero de Hierro Pre-Herejía

Ya con su primarca Perturabo, se sumieron en un cantidad interminable de campañas. La primera de ellas estuvo dirigida contra los heréticos Jueces Negros, de Roca de la Justicia.

Perturabo influyó en su legión en dos aspectos: en su táctica militar, y en su actitud. Los Guerreros de Hierro son metódicos especialistas del asedio. Siguen al pie de la letra los planes establecidos antes de la batalla, y sus fortificaciones son prácticamente inexpugnables. Como resultado, se formó una Legión despiadada y retorcidamente meticulosa. Al igual que los Devoradores de Mundos, muchos mundos se rendían antes que probar la gélida cólera de los Guerreros de Hierro, sin incluir el trato que daba la Legión a los vencidos; el mismo Perturabo exigía la servidumbre y la pleitesía como si se tratara del regente del mundo dominado. Se ganaron por derecho propio una fama de brutalidad y de falta de misericordia. El primarca daba una única opción de rendirse antes de iniciar el asedio, antes de que cualquier zapapico hubiera tocado la tierra ofrecía al enemigo rendirse o morir y la decisión era irrevocable.

La legión estaba organizada en compañías de 1,000 Marines cada una y dirigidas por Herreros de Guerra. Se sabe que en el momento de la Herejía había unas doce Grandes Compañías, pero la dispersión de la Legión y la existencia de muchos grupos y guarniciones no pueden confirmar el número exacto de Marines de esta Legión

Continuamente su número de efectivos disminuía porque Perturabo dejaba siempre pequeñas guarniciones para vigilar las zonas conquistadas. El más famoso caso de estos cuarteles de vigilancia fue el de la Guardia de Hierro en Delgas II, donde tan sólo 10 Marines debían controlar a 130 millones de descontentos. Decisiones como esta dañaron la moral de la Legión. Aunque lo suyo era el asedio y las trincheras, se hartaron primarca y legión del aburrimiento y pasividad de esto y acabaron alegrándose y celebrando la muerte alrededor de ellos cuando se producía el enfrentamiento directo, llegando a rivalizar en su brutalidad del cuerpo a cuerpo con los Devoradores de Mundos y los Ángeles Sangrientos.

Horus alababa el potencial de esta Legión y la utilizaba como parte decisiva de su primera línea de combate, especialmente en asedios, pues prácticamente ninguna fortaleza era invulnerable, si ellos la sitiaban.

Si bien en principio no tenían problemas ni roces con el resto de legiones, la enemistad de Perturabo y Rogal Dorn agudizó la rivalidad y la competitividad con la legión de los Puños Imperiales, que también dominaban las artes del asedio y construían formidables estructuras y defensas. El Primarca de los hijos del Emperador, Fulgrim, una vez preguntó a Rogal Dorn si pensaba que sus fortificaciones podrían aguantar un asedio de la Legión de los Guerreros de Hierro y la respuesta de Dorn, que desdeñó las posibilidades de los Guerreros de Hierro, enfureció a Perturabo hasta tal punto que ambos casi se destruyen el uno al otro en batalla en años posteriores. Cuando el Emperador eligió a Rogal Dorn y sus Puños Imperiales para fortificar el Palacio Imperial de Terra, Perturabo se sintió traicionado.Esto, unido al goze por la masacre en el que poco a poco iban cayendo, al reconocimiento que le ofrecía Horus y a que Perturabo se sentía un Primarca de segunda categoría y poco reconocido, desembocaría en la traición de la legión a su juramento al Emperador

Anuncios
Esta entrada fue publicada por Javier G.C..

4 pensamientos en “Los Guerreros de Hierro antes de la Herejía de Horus

      • ¿Hablas de Roboute “me paso la Herejía en la otra punta de la galaxia mientras los Puños Imperiales defienden Terra” G., o de R. “un payaso con un espada psíquica me dejó congelado en carbonita diez mil años mientras Rogal Dorn murió asaltando una barcaza de guerra acompañado solo de sus cojones colosales” Guilliman?

  1. Pingback: La Jaula de Hierro « Jaula de Hierro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: